Sobre el curso de la UIMP “Crisis de los refugiados: conflicto, migración y respuesta”

Del 14 al 16 de Agosto la UIMP ha organizado un encuentro  sobre “Crisis de los refugiados: conflicto, migración y respuesta” que ha servido de espacio de reflexión entre personas expertas en conflictos bélicos y migraciones, sirios y sirias que actualmente no pueden vivir en su país y posiblemente no puedan volver nunca a él, y una parte de la ciudadanía preocupada, indignada y avergonzada del papel que esta jugando Europa en torno a la guerra en Siria en particular, a las guerras en general y en torno a las políticas migratorias actuales.

Una jornada completa del curso fue dedicada a la guerra de Siria. Allí se ha hablado de como Siria es actualmente un país secuestrado por los distintos bandos en conflicto, en el que su población no tiene ni voz ni voto mientras está siendo masacrada. Así es como lo expresa la propia población siria. Para la comunidad internacional es cómo si no existiesen y para la sociedad civil es como si no hubiera problema. Las potencias internacionales instrumentalizan factores internos existentes sin tener en cuenta a la población civil que es la que necesita liberarse tanto de la dictadura de Al-Asad como de la del autoproclamado Estado Islámico, ambos enemigos del pueblo sirio.

Hemos conocido también que Siria es una población muy joven. El 70% son menores de 35 años. Prácticamente la mitad de esa juventud son varones  que actualmente no pueden salir a la calle porque son reclutados forzosamente por el ejército de Al- Asad. Algunos se alistan al ISIS como única salida. Otros huyen del país. ¿Y cómo los trata Europa?  Obligándolos a seguir vías de acceso en las que se juegan la vida otra vez más o encerrándoles en campos que frustran cualquier futuro.

Esta guerra, que ya dura más de 6 años, ha forzado al exilio a más de 5 millones de sirios y sirias, y ha producido más de 6 millones de desplazados internos. Hombres, mujeres, niños y niñas que ni siquiera tiene oportunidad de escapar de ese infierno. De hecho, Siria, es a día de hoy, el país del mundo con más desplazados internos y muchos han sido ya, y siguen siendo, desplazados varias veces.

Las partes en conflicto emplean la táctica de guerra de asedio atrapando literalmente a decenas de miles de civiles, sin acceso a ninguna asistencia. Además de los riesgos para la seguridad, las entregas de ayuda humanitaria deben sortear grandes trabas administrativas y burocráticas para su aprobación y distribución, lo que conlleva grandes retrasos. Ha habido poblaciones asediadas durante más de dos años.

La guerra de Siria ha perdido el interés mediático. De ello también se ha hablado en dicho encuentro. Es por este motivo que a través de la iniciativa de SANTANDER CORRE POR SIRIA Amnistía Internacional, Pasaje Seguro Cantabria y  la Asociación de Ayuda al Pueblo Sirio quieren mantener vivo el interés sobre este conflicto para que llegue pronto a su final, a la vez que ayudar al pueblo sirio que esta malviviendo en el interior del país en condiciones de extrema dureza, y mostrarle su solidaridad.